CAUSAS DEL BROTE DE LEISHMANIOSIS HUMANA EN LA COMUNIDAD DE MADRID

CAUSAS DEL BROTE DE LEISHMANIOSIS HUMANA EN LA COMUNIDAD DE MADRID

La leishmaniosis canina es una zoonosis que actualmente ha pasado a tener una importancia renovada en Salud Pública debido al inicio del brote de leishmaniosis humana, en el segundo semestre del año 2009, en la zona suroeste de la Comunidad de Madrid. Este reciente brote que tuvo lugar en Fuenlabrada y zonas cercanas, con más de 560 casos detectados desde Julio del año 2009, muestra una realidad que parecía lejana porque asociábamos los brotes de esta enfermedad con seres humanos inmunodeprimidos de países pobres. Sin embargo, de todos los casos que se han diagnosticado el 70% se trata de personas inmunocompetentes y con un rango de edad entre 46-60 años [1, 2]. De éstos, aproximadamente el 60% han sido casos de leishmaniosis cutánea y un 40% de leishmaniosis visceral, todos ellos agrupados geográficamente en las inmediaciones del parque forestal.
La causa de este brote de leishmaniosis humana es debida principalmente a los cambios ambientales producidos tras la creación del parque forestal Bosquesur, alrededor de un importante núcleo urbano, Fuenlabrada, que actualmente tiene 195.864 habitantes. La creación de este parque ha dado lugar a unas condiciones medioambientales y a un ecosistema óptimo para la supervivencia y multiplicación del mosquito flebotomo Phlebotomus perniciosus, responsables de la transmisión de Leishmania infantum [3]. A esta situación hay que sumar que en el parque se encuentra una población abundante de liebres y conejos la cual no está controlada por la presencia de depredadores [1, 2, 3].

Parque de Polvoranca DLeganes agosto 2014
Foto 1. Foto aérea del parque forestal Bosquesur (Fuente: www.dleganes.net)

Según los estudios del Departamento de Entomología Médica del Instituto de Salud Carlos III las liebres y conejos analizados a raíz de este brote han resultado ser los portadores de la leishmaniosis ya que se trata de animales infectados pero sanos [3, 4]. Los datos publicados refuerzan la idea de que los ciclos de transmisión selvático y peridoméstico se solapan en esta zona, y que en estas circunstancias los perros infectados no son necesarios para mantener la transmisión del ciclo de L. infantum [2].
Este hecho también se constatado en la reciente comunicación al XIX Congreso de la Sociedad Española de Parasitología (SOCEPA, 2015) en donde se demostró la ausencia de relación entre los casos del brote de leishmaniosis humana y la prevalencia de la infección en los perros de la zona [4]. En este estudio se evaluó si existían diferencias entre los valores de seroprevalencia de leishmaniosis canina obtenidos en los centros de protección animal de la zona del brote de leishmaniosis humana con respecto al resto de los centros de la Comunidad de Madrid. Para ello se muestrearon 1.261 perros durante los años 2009-2015. El resultado fue que la seroprevalencia global obtenida para la infección por L. infantum en los perros de la zona donde se situó el brote no fue superior (4,28%) a la obtenida en el resto de las áreas de estudio (5,56%), siendo incluso ligeramente inferior, aunque sin presentar diferencias significativas.

Imagen2
Foto 2. Posibles reservorios responsables del brote de leishmaniosis humana

Estos resultados aportan nueva información para fundamentar que el brote de leishmaniosis humana no está regido por un ciclo epidemiológico convencional de transmisión de la enfermedad en el que el perro juegue un papel protagonista.

Referencias
1. Jimenez M, Gonzalez E, Martin-Martin I, Hernandez S, Molina R. 2014. Could wild rabbits (Oryctolagus cuniculus) be reservoirs for Leishmania infantum in the focus of Madrid, Spain?. Veterinary Parasitology. 202, 296-300.
2. Aguado M, Espinosa P, Romero-Mate A, Tardio JC, Cordoba S, Borbujo J. 2013. Outbreak of Cutaneous Leishmaniasis in Fuenlabrada, Madrid. Actas Dermo-Sifiliográficas. 104, 334-342.
3. Carrión Herrero FJ. 2015. La importancia de la leishmaniosis en España. Reportaje Análisis Madrid+d.
18. Moreno I, Alvarez J, Garcia N, de la Fuente S, Martinez I, Marino E, Torano A, Goyache J, Vilas F, Dominguez L, Dominguez M. 2014. Detection of anti-Leishmania infantum antibodies in sylvatic lagomorphs from an epidemic area of Madrid using the indirect immunofluorescence antibody test. Veterinary Parasitology. 264-267.
4. Gálvez R, Müller A, Montoya A , Checa R , Marino V, Marino E, Escacena C, Miró G. 2015. Papel del perro en el brote de leishmaniosis humana de la Comunidad de Madrid: el perro vagabundo como centinela. XIX Congreso de la Sociedad Española de Parasitología (SOCEPA). E20.

Comparte la noticia en las redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
444Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu email no será publicado